Las emociones dentro de la Medicina Tradicional China

Las emociones dentro de la Medicina Tradicional China

¿Sabías que en Medicina Tradicional China, las emociones no se concentran en la mente y el corazón, sino que se distribuyen por todos los órganos del cuerpo, como si fueran “centros emocionales” capaces de desarrollar sentimientos y efectos corporales como consecuencia de estos?

 

Dentro de la Medicina Tradicional China se estudia la Teoría de los 5 Elementos, donde se comprenden los 5 órganos principales donde se albergan las emociones:

Pulmón: se corresponde con la emoción de la tristeza. También están asociadas las emociones de melancolía, añoranza, soledad, depresión y apatía. Si alguien sufre de este tipo de emociones, significa que su Pulmón se ha desequilibrado, produciendo un desajuste en la cantidad de Qi que este alberga (ya sea por defecto o por exceso). La debilidad de este Pulmón se manifiesta a través del cuerpo con desgana, cansancio y desidia. El Pulmón se energiza y se libera de la tensión emocional a través del llanto. Llorar es muy sano para el Pulmón.

 

 

Riñón: se corresponde con la emoción del miedo, el terror, la vergüenza, y el instinto de supervivencia en situaciones de mucho estrés. Al desenergizarse este órgano, la persona puede entrar en pánico más fácilmente, pierde el control del esfínter urinario (relacionado con el Riñón) y sobreviene una aversión intensa a la muerte o a cualquier otro miedo. Suele ocurrir en momentos cercanos a la muerte de una persona mayor, cuando se encuentra en el umbral. También sucede en niños, cuando el sistema urinario no está bien formado y son más propensos a temer las cosas (a demás de “mearse” en la cama)

 

Hígado: se corresponde con la emoción de la ira, la cólera, la impetuosidad y la impaciencia. Cuando el flujo de Qi se altera, el Hígado se estanca y se manifiesta a través del cuerpo de una forma agresiva. La mejor forma de liberarnos de esta carga energética negativa es dándola salida por medio de gritos, abriendo los ojos de par en par,  golpeando con intensidad cualquier cosa que se nos cruce por el camino o realizando el sonido de mandar callar “ssssssh”

 

Corazón: se corresponde con la euforia desmedida, el nerviosismo, el estrés, el odio, los celos, el rencor y amargura. Cuando se sufre del Corazón, este se expresa con mucha pasión e intensidad. Tratamos de suplir esta carencia con la necesidad de que nos quieran, nos amen y suspirando realizando el sonido “Haaa”.

 

Bazo: se corresponde con el exceso de reflexión, la duda, la incertidumbre, el exceso de meditar las cosas, la obsesión y la verborrea mental. El Bazo que suele ser la estabilidad del cuerpo, cuando este se encuentra de debilidad energética, se manifiesta de esta forma tan inestable y meditabunda. Para intentar cubrir la debilidad, la suplimos comiendo, en especial cosas dulces, entendiendo que el Bazo se relaciona con el sistema digestivo dentro de la MTC.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *