Soluciones para tu estreñimiento, fáciles y naturales.

El estreñimiento es uno de los males más populares en nuestros tiempos  debido, sobre todo, a una dieta desequilibrada y deficiente en nutrientes esenciales. Las consecuencias de mantener un estado de estreñimiento durante largos períodos de tiempo son numerosas y graves. El primer paso para solucionar el estreñimiento es saber lo que es, por qué se genera y qué medidas debemos tomar para corregirlo.

En este primer apartado hablaremos del principal factor que provoca estreñimiento, La Dieta inadecuada y como debemos empezar a cambiarla.

La alimentación desempeña un papel fundamental en cuanto a la energía que nos aporta y el modo en que lo hace. Nuestro organismo se forma a partir del oxígeno del aire, del agua y de los alimentos de la tierra; de su calidad y, en menor medida, de la cantidad, depende la calidad de nuestros tejidos, músculos, huesos… y, por tanto, el funcionamiento de nuestros órganos y sistemas.

Cuando el aparato digestivo no está cómodo por no recibir el alimento adecuado, se suele negar a comer, y nos sentimos cansados y no dormimos bien. Y si no estamos bien nutridos, antes o después llega el desequilibrio y la enfermedad.

El ser humano es omnívoro, y puede servirse de muchos y variados alimentos para vivir; no hay ninguno indispensable; tampoco sientan igual a un individuo que a otro, ni al mismo en circunstancias diferentes.

De los alimentos obtenemos los macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y lípidos), los micronutrientes (vitaminas, minerales) y las enzimas digestivas, encargadas de desomponer los alimentos en moléculas asimilables.

Cuando no se tolera un alimento, es porque no producimos, o producimos poca cantidad de la enzima que lo descompone. (Si produces poca lactasa, eres intolerante a la lactosa; si produces poca fructasa, no toleras la fructosa.

Los hidratos de carbono son nuestra fuente energética, y fuente de vitaminas, minerales y enzimas; sin ellos, la salud peligra. De los hidratos de carbono, unos son aprovechables y otros no. Constituyen la fibra vegetal.

Oligosacáridos: estaquiosa (abundante en las legumbres), rafinosa (brócoli, coles de Bruselas, espárragos, cereales integrales, legumbres), oligofructosa (plátano, cebolla, ajo, trigo, cebada, tomate).
Polisacáridos: celulosa (la más abundante en el planeta; se digiere el 15%; las demás, hasta un 70%), hemicelulosa (siempre asociada a la clulosa, abunda en cereales), pectina (en la parte fibrosa de los vegetales, y también en frutas y tubérculos; berenjena, calabaza, higo, plátano, pera, ciruela), mucílagos (cactáceas, lino, borraja, verdolaga, judías verdes, agar agar)

No nutre, pero desempeña múltiples e importantes funciones:
-Favorece la absorción de agua en las heces, facilitando el tránsito intestinal y estimulando el persitaltismo.
– Bloquean sustancias perjudiciales, algunas carcinogénicas.
– Fija el colesterol y sales biliares, favoreciendo su eliminación.
– Tiene efecto hipoglucemiante.
– Favorece las primeras etapas de la digestión, al forzar la masticación, aumentando el contacto de las enzimas con el alimento.

El déficit de fibra en la dieta se asocia a estreñimiento, y éste, a largo plazo, a enfermedades del colon, hemorroides, divertículos, baja sensación de saciedad (antesala de la obesidad) y cáncer colorrectal.

En el intestino grueso, la fibra es fermentada por bacterias, produciendo agua, metano, CO2 y otros compuesto de los que se sabe poco; cuando una persona lleva una dieta baja en fibra, la reintroducción debe ser gradual, en meses, para que su flora se equilibre lentamente, y de este modo evitar un exceso de fermentación, y los tan temidos cólicos de gases. No sabemos si tiene una intolerancia total, o si, adaptando tu aparato digestivo progresivamente, llegarás a tolerar ciertas cantidades de algunos tipos de fibra. Mi consejo es que debes intentarlo; tuya es la decisión.

Para ello, es fundamental intentar averiguar cuál es el tipo de fibra que no toleras, para que retires de tu dieta los alimentos que la contienen, pero incluyas aquellos que son seguros para ti. Introduciremos los cambios gradualmente, para que sean aceptables para ti.

En el Centro Ekio Vida y Bienestar disponemos del Método  Ekio Personal basado en el cuadrante del Bienestar, diseñado por el Ekio profesional Ekio, con el que te ayudaremos a libertarte del estreñimiento de manera fácil y segura.

En la siguiente entrada daremos más soluciones para tu estreñimiento.

Manifiesto  Ekio

  1. Que el alimento sea tu medicina; que tus medicinas sean los alimentos.
  2. Compra en el mercado y no en el supermercado.
  3. Cualquier dieta es válida si es equilibrada.
  4. Es regla sana no comer cuando no se tiene gana.
  5. Los cambios solo son posibles desde la comprensión y la confianza.
  6. Lo cocido nutre, lo crudo sana.
  7. Son alimentos las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos, carnes, pescados, huevos y algas.
  8. No son alimentos los refrescos, edulcorantes, aditivos, bollería, chuches, alcohol.

 

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 2 Average: 4.5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *