Termografía Infrarroja

Termografía Infrarroja

La Termografía Infrarroja ofrece un método seguro, sencillo y eficaz de evaluación no invasivo. Basada en un sistema avanzado de infrarrojos, es posible visualizar y detectar con antelación procesos fisiopatológicos con, en ocasiones, años de antelación en comparación con métodos convencionales de diagnóstico.

Nuestro trabajo en prevención de la salud se ve altamente respaldado en el uso de este sistema que, a través de un examen y posterior evaluación de resultados, podremos cuantificar las diferencias y cambios de temperatura en la superficie de la piel. Por lo que no sólo podremos ver y controlar enfermedades en proceso de desarrollo, sino que además podremos hacer un seguimiento durante todo el tratamiento hasta la total recuperación del paciente.

La Termografía Infrarroja no sólo muestra posibles anomalías relacionadas con la fisiopatología en presencia de alteraciones como inflamación, neovascularización, adenopatía, alteraciones del sistema linfático, del sistema músculo-esquelético o alteraciones viscerales. Las alteraciones pueden ser visibles e interpretadas de inmediato. En muchos casos son observables aún sin cursar síntoma clínico alguno.

Nuestros profesionales junto con la Termografía Infrarroja podrán trabajar de manera preventiva, estudiando y evaluando de manera personalizada al paciente para que, junto con nuestros departamentos de Salud Integrativa, pueda recuperar su salud.

 

La Termografía Infrarroja es una técnica complementaria a las ya existentes. Es completamente segura y se puede utilizar antes de que sean necesarias más pruebas invasivas o que utilicen radiciones ionizantes. La gran ventaja que aporta la Termografía Infrarroja es que puede detectar pequeñas alteraciones fisiológicas, revelando información importante en una etapa temprana.